«Hubo un momento en el que necesité componer una novela que reivindicara a esas mujeres fuertes, decididas y rebosantes de carácter. Estaba harta de que las Rottenmeier estuvieran tan mal vistas. Y decidí que ya era hora de darle la vuelta a la historia».

Ana Campoy